jueves, 24 de junio de 2010

Las bailarinas un zapato chic y atemporal



Las bailarinas se han convertido en un complemento imprescindible en nuestro look; sobretodo entre temporada se pueden considerar unos zapatos fáciles de combinar con muchos estilos y chic al mismo tiempo.

Planas, de líneas sencillas y punteras redondas, siempre muy escotadas, las bailarinas son sinónimo de comodidad y hoy más que nunca, de tendencia.
Sobre un zapato que tan profundamente ha entrado a formar parte de nuestro armario lo interesante es ver donde se encuentra su origen.
Fue concebida para dar comodidad a la bailarinas; pasó por el cine y se impuso en las calles.
Debido a la necesidad de un vestuario que permitíese la libertad de movimiento en el ballet, empezó a utilizarse mallas, vestidos ligeros, tutús, etc; junto con las bailarinas.

Dicho estilo, aparece bien plasmado en las pinturas de E. H. Degas (1834-1917), en las cuales gráciles bailarinas mantienen el equilibrio sobre finas zapatillas que sujetan a los tobillos con lazos de raso.

Sucesiva es la aportación española al mundo de las bailarinas.

Se llamaban manoletina, debiendo su nombre al calzado de los toreros y más concretamente a la gran figura del toreo nacional: Manolete (Manuel Rodríguez Sánchez, 1917-1947).



En los años 50 las bailarinas se convirtieron en el zapato de moda.
La firma historica Repetto en el 1947 hace su primera zapatilla de danza, creada por Rose Repetto para su hijo, el bailarín y coreógrafo Roland Petit.
Diez años después la zapatilla de danza dejó los escenarios para debutar en el cine, en los pies de Brigitte Bardot y al poco tiempo la zapatilla de danza invadió también las calles.

Hubert de Givenchy convirtió en un icono del estilo a Audrey Hepburn con el vestuario que ideó para Sabrina (1954).
La actriz convirtió este calzado en una de sus señas de identidad y lo combinó a menudo con pantalones Capri, otra pieza fetiche de los años 50.


Repetto se quedo en el imaginario colectivo como una firma de zapatillas de danza hasta que comenzó a modernizar su imagen gracias a acuerdos con diseñadores o marcas de moda, como Issey Miyake, Yohji Yamamoto o Comme des Garcons.


En España, donde hace pocos años aún se conservaba el imaginario de las bailarinas como un zapato popular y accesible a todo el mundo, firmas de gran prestigio han dado nueva vida a las manoletinas. Es el caso de la casa mallorquina Camper, muy popular por su calzado cómodo y vanguardista, cuya aportación a la bailarina se materializa en diseños para llevar sin descanso.
Y la más sofisticada, la de Jaime Mascaró, cuyas exquisitas y coquetas bailarinas hacen honor al estilo inconfundible de la firma balear. De la misma se acaba de abrir una tienda de Pretty Bailarinas en la ciudad de Barcelona.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal