viernes, 5 de junio de 2009

Coco Chanel

'Coco era una mentirosa'
El Pais (05 de Junio 2009)

En sus conversaciones con Paul Morand, Coco Chanel reconocía, no sin rabia, que antes de ser alguien sólo había sido "aquella pequeña salvaje absurda y mal vestida". "Me creían un pobre gorrión abandonado cuando en realidad era una fiera", añadía sobre aquellos años, precisamente en los que se detiene la película Coco, de la rebeldía a la leyenda, que, dirigida por Anne Fontaine, se estrena hoy con la actriz Audrey Tautou en la piel de la mítica costurera.

La película se centra en una Chanel joven, arribista, hambrienta de poder, que sabe coser pero prefiere cantar, de feroz personalidad y decidida a, cueste lo que cueste, triunfar. También, enamorada del hombre equivocado a la que el destino condena a la eterna soledad. "Continúo sola, sola. Más sola que nunca. No quiero añadir puntos suspensivos tiñendo mi aislamiento de una melancolía impropia de mi temperamento. Constato que he crecido, que he vivido y que envejezco sola", decía ya anciana la obsesiva y tiránica creadora.

Audrey Tautou (Puy-de-Dôme, Auvergne, 1976) también es pequeña, fuma sin parar y mueve las manos de manera nerviosa. Lleva una cámara Leica en el bolso, que saca para fotografiar al periodista que toma nota. "Las guardo de recuerdo", asegura. A la actriz le habían propuesto varias veces interpretar al mito francés de la moda, y hasta ahora se había negado: "¿Presión? Ninguna. No me asusta interpretar a alguien tan conocido, pero no era el momento. Tampoco sabía tanto entonces de ella, fue más tarde, cuando empecé a trabajar en el guión de esta película cuando descubrí su enorme personalidad".

Frágil, pero no débil



El asombroso mimetismo de la actriz parece ser una de las bazas de una película que, por lo demás, se limita a lo previsible. "He hecho mi trabajo, sin más. He observado muchas fotos y he ido sacando facetas de ella en mí. Ha sido un trabajo de fuera adentro", añade Tautou. "Era una mujer frágil pero no débil, ocultaba sus orígenes, sus defectos, su enorme sufrimiento. Esta película se centra en un periodo de su vida que vivió con enorme humillación". Para la actriz, lo más atractivo del personaje es "el choque entre sus empeños y sus dudas". Algo así como el sutil hilo de conciencia de una mujer inteligente que sabía el precio de llegar hasta donde quería y que estaba dispuesta a pagarlo. "Chanel era una mentirosa, una mujer llena de contradicciones y lados oscuros, pero era una mujer mucho más grande que yo, y eso no lo he olvidado a la hora de interpretarla".

Sin duda, una figura fascinante (Coco, de la rebeldía a la leyenda se estrena poco después de que Chanel & Igor Stravinsky, interpretada por Anna Mouglalis, clausurara el Festival de Cannes) y una mujer de grandes pasiones que siempre admitió que Boy Chapel había sido su gran amor. Él, prometido con otra, la convirtió en su amante fija. Le proporcionó el dinero para montar su primera tienda de sombreros en París y, sobre todo, le dio la confianza en ella misma que entonces le faltaba. Chapel (que murió joven en un accidente de coche) asumió una tutoría estética y ética en una mujer en busca de sí misma. En sus memorias la propia Chanel resume el legado de aquel hombre en una frase perfecta para lo que ella significó: "Él admiraba lo bello y detestaba lo bonito". "Fue uno de esos encuentros que deciden un destino", afirma Audrey Tautou, la actriz de Amélie, que quizá es más bonita que bella con su gorra, su pantalón remangado y sus zapatos de cordones.

Tautou asegura que nunca soñó con comprarse un chanel, que ese tipo de lujo nunca le interesó demasiado: "el lujo lo he descubierto ahora, con este oficio, antes no me importaba y ahora sólo me parece algo divertido, sin más. Chanel como símbolo rebelde tenía sentido en otra época. Representaba el lujo, pero desde luego no lo amaba".

Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel . La nueva mujer
La Gaceta de los Negocios (05 de Junio 2009)

Nacida en 1883 en Saumur, Francia, Gabrielle Bonheur quedó huérfana de madre a los 12 años, y su padre la ingresó en un hospicio de religiosas junto con su hermana menor. Al cumplir 18 años, Gabrielle empezó a trabajar como costurera y cantante de cabaret, bajo el pseudónimo de Coco Chanel. El rico vividor Étienne Balsan la convirtió en su amante y protegida. Pero ella se enamoró del jugador de polo inglés Arthur Boy Capel.

Inspirada en el libro L’irrégulière ou mon itinéraire Chanel, de Edmonde Charles-Roux, esta biografía parcial de la famosa modista francesa se centra en su infancia y juventud, y termina justo antes de que se dedique a la moda. La popular actriz francesa Audrey Tautou y el resto del reparto lo hacen bastante bien, y la ambientación visual y musical es de alta calidad.

Sin embargo, el guión es cansino y previsible, y la luxemburguesa Anne Fontaine (Limpieza en seco, Nathalie X) despliega una puesta en escena demasiado fría y expositiva, que no llega a implicar al espectador ni durante sus pasajes más melodramáticos. Además, la película carece de una perspectiva moral nítida, y termina demasiado abruptamente, justo cuando el argumento parecía despegar.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal