viernes, 12 de junio de 2009

Moda / Mercados - El lujo - las firmas se reunen en Monaco

El Mundo (edicion impresa) (12 de Junio 2009)

Este domingo comienza una nueva edición del congreso anual más importante relacionado con el lujo, el FT Business of Luxury Summit, que tendrá lugar en Montecarlo hasta el 16 de junio. «La crisis económica mundial ha obligado a las compañías de lujo a revisar sus estrategias de marketing, frente al crecimiento de la demanda de productos éticos y que miran por el medio ambiente, y muestra que las propuestas de este tipo son más importantes que nunca», explica Lionel Barber, editor del Financial Times, organizador de este evento. Si el tema elegido se centra en la ecología, el impacto de la actual situación económica estará muy presente. Según datos de la empresa Bain & Company, la coyuntura económica está afectando al sector más de lo que se esperaba: en los primeros meses de 2009 los ingresos de las firmas cayeron entre un 15 y 20%. Parece que el segundo semestre será el de la estabilización.

Para Patrick Thomas, presidente de Hermès,«confiamos en retornar a largo plazo hacia nuestro histórico 10% anual de crecimiento», aunque él piensa que esta situación puede prolongarse durante dos años.

Caídas sonadas. Si la firma Prada facturó en 2008 un 22% menos que en el ejercicio anterior, la belga Véronique Branquinho ha decidido cerrar su empresa, por la escasa rentabilidad. Roberto Cavalli venderá un 30% de su marca. Christian Lacroix no ha podido con las pérdidas acumuladas desde 1987. Y Versace ha nombrado un nuevo CEO, Gian Giacomo Ferraris, que afronte el descenso del 13% de ventas en lo que va de año. La prudencia ha empujado a Hermès, Louis Vuitton y a otros grandes a aplazar aperturas internacionales de boutiques.

Todo lo contrario de la firma de joyería Van Cleef & Arpels (Grupo Richemont), que prevé la inauguración de ocho tiendas este año, aún sabiendo que sus ventas bajarán respecto a 2008.

¿Se van a inclinar los grandes grupos hacia la ola ecológica? Desde luego que van a apostar fuerte por ello y, además, por conquistar a un nuevo tipo de clientela. Habrá que esperar a ver qué da de sí este congreso, que será inaugurado por el príncipe Alberto II y Bernard Arnault, máximo responsable del Grupo LVMH (Vuitton, Dior, Givenchy...). Las ventas de este líder mundial del lujo se vieron frenadas en el primer trimestre de este año, aunque en abril mejoraron.

La situación también ha afectado al grupo PPR (Gucci, Boucheron, Yves Saint Laurent, entre otros), aunque según declaró a WWD recientemente su director ejecutivo François-Henri Pinault, «los resultados son satisfactorios teniendo en cuenta el entorno económico en el que nos movemos, que empezó a afectar al mundo del lujo en julio de 2008».

A Mónaco asistirán otros grandes dirigentes, como Diego Della Valle, de Tod's Group; Alex Bolen, presidente de Oscar de la Renta Ltd; Joshua Schulman, CEO de Jimmy Choo; y Angela Ahrendts, máxima responsable de Burberry, entre otros. Precisamente, Ahrendts ha indicado que en el futuro un elevado número de clientes «no volverá a consumir marcas de lujo con tanta fuerza como en el pasado». Lo que parece reconfortar es que la situación de las grandes casas «no es catastrófica, siempre que no sacrifiquen la calidad en aras de un mercado más amplio y de masas o sepan jugar a la vez la baza de la tradición y del glamour», en opinión del experto en moda y lujo Jean-Michel Bertrand. En resumen: sobrevivirán si no bajan su exclusividad y excelencia para volverse más accesibles.

Es alarmante que el consumo de este tipo de productos haya descendido un 45% en los Emiratos Árabes Unidos, concretamente en Dubai, donde empresarios como Tony Jashanmal confían en recuperarse, pero descartan «regresar al 20 y 30% de crecimiento anual que manteníamos en la zona en años anteriores».

Toque optimista. Pero no todos renuncian a sus planes de expansión. Gucci Group ha abierto tiendas de Bottega Veneta y Balenciaga en Shanghai y su directior ejecutivo, Patrizio di Marco, mantiene un cauto optimismo hacia China y el resto de Asia. «En general, el sector se situará en un crecimiento negativo de 8 a 9 por ciento en 2010. Por supuesto que China se ve afectada, con Shanghai como centro financiero, pero no al nivel de otras ciudades y mercados», confesó a WWD. Giorgio Armani ha inaugurado otro megaespacio en Nueva York. Y tal vez para aportar un toque austero viajó en metro hasta el Bronx, con Caroline Kennedy, para entregar un donativo de un millón de dólares al Fondo para las Escuelas Públicas.

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal